¿Conviene aplicar las Teorías de Keynes y los Neokeynesianos a la Economía Venezolana?

Econ. Gexania Umbria Fandiño
CEECA-NR
Keynes difería con respecto a la escuela neoclásica en cuanto al comportamiento de los mercados. Sin embargo, este autor al igual que esta corriente de pensamiento económico, consideraba que el bienestar de un país, depende principalmente de la cantidad de estímulos para nuevas inversiones que existen en él. 
Para Keynes, las variables de ingreso y el volumen de empleo estarán determinados mutuamente por medio de la curva de eficiencia marginal del capital y en parte por el rendimiento probable de los bienes de capital que a su vez están determinados por la propensión a consumir, la preferencia por la liquidez, las expectativas en cuanto a rendimiento futuro de los bienes de capital, los salarios nominales y la cantidad de dinero, los cuales están determinados exógenamente.
Igualmente, Keynes considera la propensión marginal a consumir como un factor determinante en el desempleo: “… y mientras es de suponer que, ceteris paribus, un aumento en el volumen de la inversión haga subir la ocupación, esto puede no suceder si la propensión a consumir va en descenso” 
De esta manera, Keynes al indicar que el volumen de ocupación está relacionado con la demanda efectiva, refuta el argumento de que la baja en los salarios nominales aumenta necesariamente la ocupación. Por lo que, la ocupación aumentará solo en situaciones determinadas de repercusión sobre la propensión a consumir de la comunidad en conjunto, la curva de las eficiencias marginales de capital o sobre la tasa de interés. 
Por consiguiente, de acuerdo a Keynes, el ingreso de los individuos y la ocupación se relacionan no únicamente por la vía de la acumulación de capital para la inversión, sino que los mayores ingresos de los individuos incentivan el consumo y por lo tanto las expectativas de mayor rentabilidad aumentando también la inversión de esta forma.
Posteriormente, los nuevos keynesianos formaron la corriente nuevo-keynesiana de macroeconomía, la cual considera que se debe estimular la demanda agregada ya que el efecto desplazamiento es un factor que no tiene necesariamente que darse. 
De acuerdo a esta escuela, el principio acelerador y multiplicador funcionan interactuando, de manera que los gastos en consumo e inversión impulsan la actividad económica a través del efecto multiplicador y a la vez, los aumentos de la renta generan nueva demanda de consumo, a través del efecto acelerador, lo que impulsa la decisión de realizar nuevas inversiones. 
Debido a que el principio acelerador causa que cambios en el nivel de producción se magnifiquen provocando cambios mayores en la inversión, se puede expresar de la siguiente manera:
Inversión = Relación Capital Producto  x  Variación de la producción total (1)             
    Mientras que la incidencia de cambios de la producción en el consumo, es expresada mediante la siguiente expresión:

Reordenando los términos:




         
Sustituyendo la ecuación (3) en la (1) se obtiene:




  De las anteriores ecuaciones representadas puede deducirse que para mantener un aumento de la inversión neta (inversión antes de la depreciación) el consumo de la sociedad debe de aumentar a una tasa creciente. Si el consumo aumenta a una tasa constante también lo hará la inversión y finalmente si el consumo aumenta pero a una tasa decreciente la inversión descenderá. 
En consecuencia, las corrientes nuevo-keynesiana y keynesiana establecen el consumo como el factor preponderante en la determinación del nivel de ingreso de los individuos y el volumen de ocupación. Sin embargo, esto en Venezuela no se cumple debido a las complejidades en torno a su estructura económica, formada por la renta petrolera.
 El aumento del consumo por si solo deviene por tanto, mayormente en un aumento de las importaciones para el consumo de parte de la población y no de la producción nacional, lo que impide la reducción de la pobreza y el desempleo en el país al demandar poca mano de obra y por la desigualdad generada en la distribución de los ingresos. 
En este sentido, se hace necesario tomar en cuenta otros factores en el país para el fortalecimiento de los encadenamientos productivos internos, tales como la adecuada capacitación técnica a la población improductiva, un tipo de cambio real competitivo, entre otros que influyen en la inversión productiva interna y por ende en el alivio de la  pobreza y reducción del desempleo. 
Con tecnología de Blogger.